5 consejos que toda novia debe conocer

A mí me encanta ayudar a las novias, por algo fui wedding planner. Y por eso tenía que hacer este post con los consejos que toda novia debe conocer.

Si estás leyendo esto es posible que estés en capilla o pensando en casarte. Y un momento tan especial requiere tener muchas cosas bajo control. Invitaciones, vestido, lugar para la celebración, maquillaje y peluquería… pero ¿has pensado en qué ocurrirá el día de tu boda?

Así que, ahora que se nota la reactivación del mundo bodil después te estos tiempos tan convulsos, quiero aprovechar para darte unos consejos que son muy útiles para cualquier novia que quiera brillar en su día y de los que poca gente habla.

Y es que, aunque pueden parecer cosas obvias, ¿crees que de verdad haces lo correcto? Porque la tentación de ponerte esa ampolla flash que has visto en tu perfumería de confianza es grande. O la de explotar ese granito que te acaba de salir fruto del estrés 😬😬

No quiero dejarte más tiempo con la intriga. Aquí tienes todos esos consejos que toda novia debe leer antes de su boda. ¡Porque nunca se sabe! 🙃

Se una novia top con estos tips

No te vengas arriba con el skin care.

Tu maquilladora te indicará cómo debes esperarla. Así que no te apliques ningún producto sin preguntarle primero a ella.

Puede parecer obvio, pero más de una vez me ha ocurrido que he llegado a una casa y se habían aplicado una de las famosas «ampolla flash» o el protector solar.

No me malinterpretes, no quiere decir que sean malos productos. Pero yo, como maquilladora, he dedicado (y sigo dedicando) muchas horas a estudiar sobre dermocosmética, a investigar productos, a probar cómo reaccionan entre ellos… y en la prueba te aplico lo que te va a funcionar mejor. Y si no funciona, poder cambiarlo el día de la boda. Si metemos en la ecuación un producto que yo no he probado en tu piel, con unos ingredientes que no sabemos cómo te van a funcionar, pueden ocurrir dos cosas:

-La mejor opción es… que no ocurra nada. Es decir, que no afecte ni para bien, ni para mal. ¿Por qué digo esto? porque muchas veces (la gran mayoría), no son productos que ayuden a mejorar el resultado. Es decir, el efecto de una ampolla flash se puede conseguir con la combinación adecuada de productos. Y créeme, probablemente tu maquilladora ya los esté usando contigo.

-La peor opción es… que perjudique seriamente el resultado. Muchos de estos productos pueden hacer que tu base no se asiente, que se creen «pelotillas». ¿Seguro que quieres eso el día de tu boda?

Y por favor, si te sale un grano ¡no lo toques y no recurras a remedios caseros! Se que lo que menos quieres es llevar un grano el día de tu boda. Pero piensa que si lo tocas va a ser peor el remedio que la enfermedad. Puedes ponerte algún producto para secarlo un poquito si lo necesitas (y sobre todo si lo has probado previamente, no te vaya a dar reacción), pero controla el ímpetu por explotarlo. Créeme, es un mal menor. El maquillaje puede cubrir la rojez (sorry, el volumen seguirá estando), pero luego tu fotógrafo te lo podrá eliminar con la edición. Y ese día nadie se va a fijar en él porque vas a brillar como nunca.

¡I will survive!

Prepara un pequeño kit de supervivencia para cualquier imprevisto que puedas tener. A pesar de que el día de tu boda esté todo controlado al milímetro, hay cosas que se nos escapan. Y oye, ¡que a todas se nos pueden romper las medias!

Así que no cuesta nada llevar un pequeño bolsito lleno de «Porsiacasos». Laca, tiritas, esmalte de uñas transparente, analgésicos, desodorante, quitamanchas, horquillas, analgésicos, unas tijeras chiquititas, un set de costura… ¡y cualquier cosa que se te pueda ocurrir!

Yo estoy segura de que metería más cosas en este kit que en la maleta de la luna de miel…

¡Cuidado con las marcas!

¡Que levante la mano quien no haya llevado calcetines todo un día y al quitárselos hay quedado con unas marcas preciosas (y que pican) en los tobillos!

Pues siento decirte que no es lo más bonito para tu look de novia. Sí, tienes que ir cómoda. Pero ten en cuenta que hay prendas de ropa que pueden dejar marcas. Los calcetines son los más comunes. Pero no los únicos.

Unos vaqueros ceñidos o tu sujetador pueden dejar unas marcas poco estéticas. Cierra los ojos y visualiza esto:

Tu vestido es precioso, llevas un escote espectacular en la espalda que va a hacer que todas las miradas se fijen en ella. Además, para lucirla bien no llevas velo. Terminas de arreglarte y ya solo queda enfundarte en ese vestido que llevas meses deseando ponerte. Te quitas la bata de novia tan bonita y… horror. El sujetador que llevas te ha dejado una bonita marca en la espalda. Que sí, es algo momentáneo. Pero no sabes si será cosa de 10 minutos o de 3 horas. Y te aseguro que no quieres entrar a tu boda con eso ahí.

Amigas forever.

¡Temazo noventero! Y yo, que fui adolescente en los 2000 lo bailé hasta que me dolieron los pies de fiesta en fiesta.

Y compartir los momentos previos a tu boda con tus amigas, primas y familia cercana seguro que te hace ilusión. Pero… ¿te va a hacer tanto bien como crees?

Que sí, que son personas maravillosas que están en tu vida. Pero necesitas tener en cuenta las energías de cada una de ellas. Es un momento en el que necesitas estar tranquila. Necesitas a tu alrededor a personas que te puedan ayudar, que aporten. Y puedes querer mucho a una persona, pero si va a ir como pollo sin cabeza, tal vez lo mejor es que vaya a verte cuando ya estés lista.

Hola, me llamo Dory, y tengo pérdidas de memoria a corto plazo.

¡Esa soy yo! Aunque soy «lady listas» siempre me dejo algo. Imagina hasta que nivel llego que hace unos años iba a un acto muy importante en Zaragoza. Meto la maleta en el coche, mi vestidazo y el traje del consorte bien estirados… y a mitad de camino suelto: ¡m*erda, el sujetador!

Y sí, vestidazo con escote asimétrico y yo me había dejado el sujetador sin tirantes en casa. Así que me tocó entrar a Primark a modo de emergencia para comprar uno.

Así que, no seas como yo. Deja todo listo el día (o días) anteriores. Cuantas menos cosas dejes pendientes para el día anterior a la boda, mejor.

El día de tu boda no es momento de que te pongas a cortar etiquetas, pensar dónde tienes las medias o planchar la camisa del padrino.

Busca la paz mental. Hazlo todo por adelantado.

Si quieres tener todo esto reducido, en mi Instagram tienes una infografía super cuqui perfecta para que la guardes y la tengas siempre a mano.

¿Qué opinas sobre todo esto? Me encantaría conocer tu opinión sobre este tema.

Nos vemos la próxima semana.

Besos,

Leti

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.