¿Cómo es un servicio de maquillaje de novia?

Por fin has dado respuesta a la pregunta que tanto tiempo llevan haciéndote: ¿y el anillo pa cuando?. Ya has puesto fecha, has empezado con los preparativos y empiezas a buscar proveedores. Y llega el momento. Metes en google las palabras «maquillaje de novia en (inserta aquí tu ciudad). Curioseas unas cuantas páginas web, rellenas unos cuantos formularios y empieza la «ronda de contactos». Recibes presupuesto de todas pero algunos te parecen altos. ¡Si solo es un maquillaje!. Pero… ¿sabes realmente cómo es un servicio de maquillaje de novia?

Maquillaje de novia: día 1

Tu «experiencia bridal» comienza con ese primer e-mail que intercambiáis. Ahí ya sabes si la maquilladora que has elegido te da buenas sensaciones o no. Porque si, siento decirte que el hecho de que tu maquillaje de novia sea todo lo que siempre has soñado no es solo cuestión de que te guste el estilo o el trabajo de esa maquilladora. Hay mucho más. La maquilladora que te acompañe en un día tan especial va a pasar muchas, muchas horas contigo. Y es imprescindible que tengáis feeling.

Cuando ya decides que quieres que quiera ser parte de tu día, lo normal (al menos lo que yo hago) es firmar un contrato. Es la garantía que vas a tener de que el profesional que elijas no va a salir corriendo sin mirar atrás.

Luego siempre me gusta tener una entrevista con mis novias. Conocernos más, hablar con vosotras, resolver vuestras dudas, saber qué tipo de novia eres y qué tipo de boda quieres…además de saber un poquito más cómo es tu piel y con qué tipo de maquillaje te ves caminando al altar.

Con toda esta información, empieza el trabajo en casa. Igual que no se va a un examen sin estudiar, tampoco se lleva la prueba de novia sin preparar.

Y, aproximadamente dos meses antes de tu gran día…llega la prueba.

Maquillaje de novia: la prueba

La duración de la prueba es variable. Vamos, que no te vas a ir de ella sin el maquillaje de tus sueños. Aunque normalmente con unas dos horas y media entre tenemos suficiente.

El primer paso es analizar tu piel, no pienses que te voy a poner productos sin ton ni son. Necesito saber cómo es tu piel (con mayor profundidad que con la información de la entrevista previa) para saber qué recomendaciones hacerte y, sobre todo, saber qué productos aplicar para que tu maquillaje de novia dure lo máximo posible. Para esto no hay más secreto que tener mucha formación, mucha experiencia y unos productos de buena calidad.

Después pasamos a jugar, experimentar con productos, colores y texturas. Y cuando hayamos dado con la tecla, tendrás tu maquillaje de novia.

Eso sí, te pediré que no te lo quites según salgo por la puerta. Es imprescindible ver cómo evoluciona con el paso de las horas. Recuerda que tu piel  no siempre está igual. Va cambiando. Y es necesario conocer cómo cambia el maquillaje con ella.

Y si, yo me marcho a casa… a seguir trabajando. Porque los pinceles y productos hay que desinfectarlos y limpiarlos y, sobre todo, hay que terminar de crear tu maquillaje. Hay que apuntar qué productos se han utilizado en la prueba, qué cambios quieres hacer, crear un facechart… todo lo necesario para que, el día de la boda, no surjan dudas.

Maquillaje de novia: el día B

¡Por fin llega tu gran día! Los nervios seguro que te han dejado dormir poco, y, aunque sepas que estás en buenas manos, siempre tienes la duda de pensar si te verás bien con tu maquillaje de novia. Es totalmente normal.

Te he reservado una mañana entera para ti y las personas a las que más quieres y que quieres que estén contigo en ese momento. He ido hasta el lugar donde te arreglas, porque, como ya te conté en este post, no es un día para que estés de arriba para abajo. Necesitas tranquilidad y no preocuparte por cuestiones como el tráfico o los tiempos de espera.

El momento en el que te estás arreglando tiene que ser un momento de calma. El roce de los pinceles, el aroma de los productos…y los mimos que recibas te acompañarán siempre y serán el complemento perfecto a las fotos que te hagan en ese ratito.

Y además, dos manos extra nunca sobran. He perdido la cuenta de cuántos vestidos de novia he abrochado o cuántos nudos de corbata he hecho. En esos momentos de nervios y prisas a veces es complicado hacer hasta lo más sencillo. Y siempre viene bien una ayuda. Así que me quedo contigo hasta que salgas camino del altar para que no te falte ningún detalle.

Después de leer todo esto, ¿sigues pensando que un servicio de maquillaje de novia es solo ir a maquillarte el día de tu boda? Como ves hay mucho, mucho más. No es un maquillaje. Es tu maquillaje. Una experiencia completa que siempre vas a recordar.

¿Imaginabas que un maquillaje de novia implicaba tantas cosas? Busca la experiencia de tus sueños. Como novia eres única y tu maquillaje también tiene que serlo.

Besos,

Leti.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.